biografia

Carlos José Mata Figueroa

Carlos José Mata Figueroa nació el 30 de octubre de 1957, hijo de Neptalí Mata e Hilda Figueroa de Mata, quienes según él, lo concibieron en Pedregales, municipio Marcano de la Isla de Margarita. Su padre, fue músico y pescador; y su madre un mujer dedicada al hogar. Carlos fue criado por su abuela Concha, quien le enseñó los valores y principios que le han conducido durante toda su vida: el estudio, la disciplina y la rectitud, prácticas comunes en los muchachos del barrio juangrieguero que supo de su infancia.

Su abuela tenía una bodega en Pedregales donde vendían pan y otros productos, se esforzaba día a día por sacar a sus muchachos adelante. Cuando Carlos salía por el pueblo le daba unas moneditas para que las metiera en el pantalón y las sonara, y así todas las muchachas podrían ver que tenía dinero en el bolsillo.

Un día, un maestro de su escuela Valery Masa notó en Carlos su preocupación por aprender, se le acercó y, evocando al Libertador Simón Bolívar, le dijo: “Carlos José, ese ser luminoso que nos dio la libertad, escribió estas palabras: “Un hombre sin estudios es un ser incompleto”, y él también nos enseñó que quien “abandona todo por ser útil a su país, no pierde nada, y gana cuanto le consagra”. Sobre estas palabras Carlos Mata Figueroa ha reflexionado toda su vida, como una guía a la hora de delinear sus propósitos.

Al culminar su Bachillerato se va Caracas a estudiar en la Academia Militar del Ejército donde soñaba terminar sus estudios y servir a la patria. Ingresa el 10 de agosto de 1975, y allí cursa sus estudios básicos y se especializa en artillería. Debido a sus buenas calificaciones y ser siempre destacado entre los primeros de su clase, realiza el curso de piloto de helicóptero en el Departamento Aéreo del Ejército, y más tarde en Italia en la Empresa de Aviación Augusta, en Milano, y otros estudios militares en Brasil y Holanda. También se desempeñó como profesor en la Escuela de Artillería del Ejército Venezolano y en el Ejército de los Estados Unidos de Norteamérica, convirtiéndose en uno de los militares mejor capacitado del Ejército Nacional Bolivariano.

Mata Figueroa llegó a convertirse en General en Jefe del Ejército Nacional Bolivariano, jerarquía que sólo dos paisanos suyos han logrado: Santiago Mariño y Juan Bautista Arismendi. Él nunca se imaginó que podía ascender tanto, sólo se preocupó por estudiar y ser el mejor en su clase, y lo demás fue llegando solo. “Un día cuando era Coronel, me miré al espejo y dije, Mata lo estás haciendo bien, puedes llegar a ser general. Nunca fui ambicioso, pero siempre me ocupé de hacer bien mi trabajo”.

Excelencia y Honestidad

Para complementar su preparación profesional realizó una especialización en Derecho Internacional Humanitario en la Universidad Santa María, una especialización en Negociación y una maestría en Seguridad y Defensa en el Instituto de Altos Estudios de la Defensa Nacional, ubicado en Caracas. Asimismo, cursó estudios de Seguridad y Defensa en la Escuela de Altos Estudios en Holanda y ocupó distintos cargos en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, hasta llegar a ser Ministro del Poder Popular para la Defensa, hasta el año 2012.

El propio día de su arribo a la isla de Margarita, en medio de una gigantesca manifestación popular que le acompañó a inscribirse en el Partido Socialista Unido de Venezuela, Mata Figueroa evocó el ideario del Libertador para resumir sus objetivos: “Todas nuestras facultades no serán bastantes sino fundimos la masa del pueblo en un todo: la composición del gobierno en un todo; la legislación en un todo y el espíritu nacional en un todo. Unidad, Unidad, Unidad, debe ser nuestra divisa”.

El candidato socialista a la Gobernación reiteró a sus paisanos neoespartanos, el juramento que hizo de lealtad, honestidad y trabajo por la Patria. “En estos años de vida e emprendido distintos retos logrando la meta trazada, siempre siendo bendecido por Dios y la Virgen del Valle. Aquí estoy trabajando porque me siento comprometido con mi gente y sus inquietudes. Estamos recorriendo las comunidades porque salimos a triunfar por Nueva Esparta”.